La inteligencia es la capacidad de entender, asimilar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas.

Sabias que la inteligencia puede ser afectada por el consumo de ciertos alimentos

Un reciente estudio de la Universidad de Montreal encontró que algunos alimentos, consumidos en exceso, pueden afectar el correcto funcionamiento del cerebro, especialmente de las zonas asocidadas a la memoria y el razonamiento o  la inteligencia.

La lista de alimentos que afectan la inteligencia la encabeza el azúcar,  que también es causante entre otros males como la diabetes. El consumo persistente de azúcar puede crear problemas neurológicos e interferir con la capacidad de aprender, haciendo que la inteligencia disminuya. 

Desafortunadamente los edulcorantes artificiales también tienen efectos nocivos sobre la capacidad cognitiva, por lo que los expertos recomiendan reducir el consumo de dulces y azúcares al mínimo indispensable y usar alternativas más sutiles como la vainilla y la canela.

El alcohol en exceso también es una opción a descartar. Además de los daños que causa al hígado, la ingesta abundante de licor puede provocar lo que se conoce como ‘niebla cerebral’, que incluye una sensación de confusión mental y afecta la capacidad de razonamiento y la memoria.  Un ejemplo típico es lo que se conoce como :borrada del casete o “laguna mental” que aparece tras una noche de excesos. Aunque estos efectos son reversibles dejandode tomar o beber; los expertos sugieren limitar el consumo a una o dos bebida alcohólicas a la semana.

Los expertos también recomiendan limitar la cantidad de sal que se pone en los alimentos, pues además de afectar la presión arterial y las funciones coronarias, las altas cantidades de sodio pueden afectar la capacidad cognitiva o la inteligencia. Adicionalmente, tienen un poder adictivo similar al de la nicotina y citan como ejemplo las papas fritas con sal: quien come una generalmente no para hasta terminarlas.

Y, por supuesto, las grasas trans, que afectan la capacidad de respuesta y los reflejos del individuo. Incluso algunos estudios han señalado que el consumo por períodos prolongados pueden dar lugar a una contracción cerebral similar a la que causa el Alzheimer. 

 la solución entonces es comer inteligente

Para ayudar a mejorar las funciones cerebrales, hay varios alimentos que son recomendados. Los huevos, por ejemplo, contienen un compuesto llamado colina que es esencial en el funcionamiento del cerebro.

La remolacha, con su monofosfato de uridina, favorece la función de contacto entre las terminaciones nerviosas del cerebro, lo que se traduce en un aumento en la velocidad de respuesta.

Y finalmente los pescados azules como atún, sardinas, anchoas y salmón, ricos en omega 3, pueden ayudar a mejorar el coeficiente intelectual de las personas (inteligencia). Fuente de información : Diarioadn.co

Ahora podemos concluir que el único efecto malo de algunas comidas no solo es engordar sino que interfieren además en la inteligencia!

Visitar:

El estrés puede reducir el tamaño del cerebro