Últimos policías y militares secuestrados en Colombia son liberados por las FARC.

Tras meses de preparativos, bajo la coordinación del Comité Internacional de la Cruz Roja y la mediación del colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz, liderado por la ex senadora Piedad Córdoba. Una misión humanitaria recogió en un lugar desconocido de la selva entre los departamentos sureños del Meta y Guaviare a los diez uniformados.

Una misión supremamente exitosa y con sorpresas, ya que estaba previsto que las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) entregaran solo un grupo de secuestrados y después el otro.

Los cambios se dieron sobre la marcha durante una jornada que amaneció lluviosa en Villavicencio, en el aeropuerto base desde donde partió la misión con dos horas de retraso a causa del mal tiempo, pero que  sólo en  50 minutos después, llegaban al aeropuerto de La Vanguardia de Villavicencio, donde la portavoz del CICR, María Cristina Rivero, manifestaba, en nombre de esa institución, su alegría “por el éxito de esta operación que permitió en un solo día la reunión de 10 familias que estuvieron esperando por tantos años”.

SECUESTRADOS LIBRES

LIBRES

Allí descendieron del helicóptero  los diez policías y militares, con ropas limpias, afeitados y con aparente buen estado de salud, emocionados por la vuelta a la libertad.

Los demás liberados son los también policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero y José Libardo Forero; así como los militares Luis Alfonso Beltrán Franco, Luis Arturo Arcia, Robinson Salcedo Guarín y Luis Alfredo Moreno Chagüeza.

Todos fueron secuestrados entre 1998 y 1999 en distintas tomas guerrilleras a puestos policiales o bases militares en zonas aisladas de Colombia, en tiempos en los que las FARC dominaban una buena parte del territorio nacional desarrolló de forma impecable.