El Porque y la Importancia de beber agua

Importancia de beber agua

El agua es un alimento verdaderamente extraordinario y esencial para la vida, los alimentos y los gases se transportan en medio acuoso, los productos de desecho se expulsan del cuerpo mediante la orina y las heces, el agua regula nuestra temperatura, lubrica nuestras articulaciones entre otros.

Una correcta hidratación contribuye a mantener la piel tersa y joven, ya que la deshidratación aguda o crónica provoca que la piel se arrugue y en ocasiones se pude hasta rajar con facilidad.

La relación entre el peso corporal total del agua y el peso corporal libre de grasas, que se denomina peso magro, es bastante constante: En un adulto el peso total del agua representa alrededor del 72% de la masa magra corporal.

Este espacio acuoso se distribuye en tres compartimentos:

  • el agua dentro de las células o espacio intracelular
  • el líquido intersticial (situado entre las células) y
  • el líquido intravascular, que circula por dentro de los vasos sanguíneos.

Como curiosidad hay que señalar que el líquido extracelular tiene una composición iónica similar a la del agua del mar, aunque más diluida. Estos tres compartimentos acuosos están en continuo intercambio para mantener un equilibrio correcto dentro del organismo.

El agua del cuerpo se pierde a través de la orina, la piel, la respiración y la defecación.

  • Por la orina eliminamos algo más de un litro diario. Cuantas más proteínas incluya una dieta, mas agua se requerirá para expulsar los desechos que generan.
  • Otra pequeña cantidad de agua se pierde por la piel, en forma de sudor. A menudo esta sudoración es invisible y se pierde entre 0,5 y 0,7 litros.
  • Por último a través de la respiración y las heces que son aproximadamente 0,4 litros.

No espere a tener sed para beber agua.

Beber agua es vital

Importancia de beber agua

Con el sol y el calor sudamos más y, consecuentemente, la pérdida de líquidos se incrementa. Si a esto se le añade que cuanto más liquido se pierde, más disminuye la capacidad del organismo para regular la temperatura. Por eso conviene beber regularmente de 8 a 10 vasos a lo largo del día. Y cuanto más humedad, mayor cantidad de agua debemos ingerir. Una pérdida del 2% del agua corporal supone la pérdida del 20% de la energía física, el agotamiento se acelera con la pérdida de líquido y cuando se pierde el 20% del agua del organismo se eleva el riesgo de sufrir
complicaciones graves.

Algunos síntomas de deshidratación son:

Sed, sequedad de las mucosas y de la piel, sensación de ardor y acidez gástrica, somnolencia, y si es más grave, ojos hundidos, pulso acelerado, descenso de la tensión arterial, fiebre, retención de líquidos (por lo que algunos órganos, como los riñones, comienzan a fallar, pudiéndose llegar al colapso y la muerte) son algunos de los síntomas de la deshidratación.