vegetales que contienen vitamina K

Puede que los beneficios de la vitamina K no sean muy conocidos, por ello es muy importante conocer las propiedades y beneficios que pueden aportar a nuestra salud

Desde su descubrimiento en 1929, la vitamina K ha sido reconocida como esencial para el proceso de coagulación de la sangre, de hecho la “k” representa koagulation, la palabra alemana para coagulación. La investigación reciente ha demostrado que esta vitamina, a menudo olvidada, puede ser una herramienta vital en la prevención y el tratamiento de una serie de trastornos relacionados con la edad.

Uno de los descubrimientos más importantes sobre la vitamina K es que regula la producción y el flujo de calcio. Esta capacidad lo convierte en un actor clave en la prevención y el tratamiento de muchas de las enfermedades más comunes relacionadas con la edad.

 

La vitamina K y la osteoporosis

La osteoporosis es una enfermedad ósea degenerativa que ocurre cuando elcalcio es extraído de los huesos. Estudios recientes han demostrado que la gente con niveles más altos de vitamina K tuvieron un riesgo significativamente menor de osteoporosis y sus problemas relacionados, tales como fractura de cadera.

 

La vitamina K y arteriosclerosis

La arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias) es una enfermedad causada por la calcificación arterial, que ocurre cuando se pierde el calcio en las arterias. Este proceso está estrechamente relacionado con daños del corazón. Los estudios en animales realizados en Japón demostraron que la introducción de vitamina K redujo efectivamente la calcificación arterial.

 

La vitamina K y la diabetes

Estudios japoneses han demostrado que los animales con una gran deficiencia de vitamina K ha tenido problemas pancreáticos a causa de la liberación de un exceso de insulina en la sangre – un escenario similar al de la diabetes en los seres humanos. Los estudios en curso están investigando la posibilidad de que la vitamina K pueda ser utilizada en el tratamiento de la diabetes.

 

Vitamina K y el Alzheimer

La investigación ha indicado que existe una correlación entre la deficiencia de vitamina K y la presencia de una variante genética específica asociada con la enfermedad de Alzheimer. Se ha sugerido que sin la suficiente vitamina K para regular la creación y el flujo de calcio en todo el sistema, el daño arterial puede llevar a problemas con la función cerebral.

 

La vitamina K la podemos encontrar en  las verduras de hoja verde, el hígado de cerdo, yogur, yema de huevo, algas marinas, alfalfa, aceite de hígado de pescado, y tambien se consigen en suplementos vitaminicos