MICROBIOS Y BACTERIAS

MICROBIOS Y BACTERIAS

Sabias qué?

 No todos los microbios y bacterias son malos y que en el cuerpo humano viven permanentemente 400 tipos de ellos?

Nuestro cuerpo está formado aproximadamente por 10 billones de células y hospeda una población bacteriana de aproximadamente 100 billones.

Al nacer, el segmento gastrointestinal está invadido por los microorganismos.

Las bacterias,  virus, hongos y demás seres diminutivos superan un factor de diez a uno a las células humanas en el cuerpo de un adulto sano. Y son muchos los que desempeñan una función beneficiosa para nuestra salud. Por ejemplo nos ayudan a digerir los alimentos, a sintetizar vitaminas y a mantener operativo el sistema inmunológico, entre otras cosas.

Uno de los lugares más densamente poblados por microbios  es el Colon, donde pueden vivir de 1.000 a 100.000 millones de microorganismos por cm2. Dentro del colon vive su versión más benévola, que es indispensable para que tu cuerpo produzca nutrientes como el acido fólico y  vitamina B.

Casi 200 variedades de microbios anaeróbicos forman una densa colonia en el intestinos grueso, allá en donde no llega el oxigeno.

Los microbios probioticos mantienen a los microbios malos en números pequeños, pero también estimulan al sistema inmunológico y mejoran las funciones digestivas.

Los probioticos son bacterias que se comen y son positivas para mantener una buena salud. Están incluidos en numerosos alimentos disponibles en los supermercados. Los productos lácteos cultivados, como el queso y yogurt y los alimentos que multiplican los prebióticos son te, frambuesas, manzanas y frijoles, etc.

Los antibióticos destruyen los microbios buenos del organismo, pero son necesarios para destruir a los que causan enfermedades. Si no tenemos suficientes microbios buenos en el  cuerpo nuestro sistema inmunológico tiende a ser más débil y puede causar un mayor número de enfermedades crónicas como alergias y asma.

Una vez se ingieren antibióticos es recomendable consumir suplemento probiotico para recuperar la micro flora en el intestino y ayudarlo a una mejor recuperación.